Tecnología para el Desarrollo y la Cooperación

DISCULPA LAS MOLESTIAS, ESTAMOS REMODELANDO

 

República de Burundi

Capital: Bujumbura
Superficie: 27.830 km2
Población: 7.548.000 hab
Moneda: Franco burundés
Idiomas: Kirundi, swahili, francés. Descargar Llibro de Kirundi
Grupos étnicos: Hutu 85%, Tutsi 14%, Twa 1%
Esperanza de Vida: 43,5 años
Analfabetismo: 33,2% en hombres y 48,1% en mujeres

Contexto del proyecto TESON

Burundi Burundi es un país intensamente castigado por la guerra (1993-2004) y la violencia en los últimos años. La región de Ngozi, como el resto del país, sufría las consecuencias de once años de sangrienta guerra civil entre sus dos principales grupos étnicos: hutus y tutsis.

En 1996 se reunió un grupo de dirigentes locales de las tres religiones principales (católicos, protestantes y musulmanes) entre las que se encontraba el obispo Stanislas Kaburungu (actual rector de la Universidad de Ngozi) para reflexionar sobre cómo poner fin a la lucha interna entre vecinos y superar la guerra. Se centraron en el desarrollo económico y convencieron a la población civil de aportar una cantidad individual (alrededor de 10 dólares) con la que montaron una entidad financiera comunitaria "Compañía para las finanzas y el desarrollo", COFIDE. Toda la población (tanto hutus como tutsis) se convirtió en accionista de esta entidad y lucharon juntos por sacarla adelante. Una de las primeras inversiones fue una fábrica de café que ha dado trabajo a muchos habitantes de la región y le siguió la reconstrucción de numerosas escuelas, hospitales y vecindarios destruidos durante la guerra.

Una de las mayores inversiones de esta cooperativa bancaria fue la creación de la Universidad de Ngozi (que realmente se llama Universidad Cooperativa de Ngozi) en 1999. Contrataron a tiempo parcial profesores de la universidad de la capital (Bujumbura) para enseñar a estudiantes de ambas etnias. La apuesta por la educación universitaria y el desarrollo económico ha supuesto un triunfo para Ngozi a la hora de superar los enfrentamientos étnicos, y representa un referente económico e intercultural de pacificación para el país y para toda África.

Lamentablemente la situación económica ha agotado las reservas para inversión de la entidad financiera y la Universidad de Ngozi necesita de un plan de financiación para sostenerse. Las matrículas que pagan los alumnos son bastante caras (150-200 dólares considerando que un sueldo medio mensual no suele alcanzar los 50 dólares) y los alumnos son mayoritariamente de familias dedicadas a la agricultura básica.

El gobierno provisional de Burundi prometió financiación para esta universidad que era la única del país además de la de la capital. Pero el reciente cambio de gobierno hace que las gestiones para conseguir esa financiación vuelvan al comienzo y toda una generación de alumnos con los estudios estancados por culpa de los años se guerra se ven sin profesores para el actual curso 2005/2006 y siguientes.

Ante esta situación el rector de la universidad, Stanislas Kaburungo, viaja a Europa en busca de ayuda económica para sostener esta universidad. Se entró en contacto con la ONG "Cooperación Universitaria Española" (CUES) con sede en la Universidad Politécnica de Madrid y se solicitó la ayuda de profesores cooperantes que pudieran viajar a Ngozi durante el presente curso para impartir asignaturas dentro del programa de los estudios en Ingeniería Informática que pusieron en marcha en la citada universidad. Este es el origen de de este proyecto con el que se pretende en primer lugar cubrir parcialmente estas necesidades docentes urgentes en la universidad de Ngozi y a medio plazo establecer un entorno fructífero de cooperación y desarrollo en el que se engloba este proyecto.